Resultan de todsa formas bien pocas quienes deberi­a sobre cuenta las exigencias de algunos